Carta abierta a nuestros 38 guerreros

img_1253

Entre hoy y el 21 de agosto más de 10 500 atletas competirán en 306 eventos representando a 206 comités olímpicos en los XXXI Juegos Olímpicos Río 2016. Esta edición es histórica porque es la primera vez que se la realiza en un país lusófono y la primera vez en Sudamérica.

Es histórica además porque, con 38 atletas, ustedes son la mayor representación de nuestra historia. Saber que para 18 de ustedes estos Juegos serán su debut, me motiva a soñar en un gran futuro deportivo para el país gracias al trabajo de relevo generacional.

Soy un entusiasta del deporte y, aunque no soy profesional en esto, soy un completo agradecido por todo lo que el deporte me ha dado y permitido hacer. Valores que seguramente comparto con todos de ustedes.

Pero ustedes, que se han esforzado durante años, han cumplido un importante ciclo de preparación y han llevado el deporte a otro nivel, hoy están ante el mayor desafío de su historia. Ya no son los mismos, han evolucionado y ahora, más que nunca, creen en todo lo que los ecuatorianos somos capaces de hacer.

Por eso, años atrás, se atrevieron a soñar en grande, decidieron sacrificar mil cosas y trabajaron toda su vida para clasificar a estos Olímpicos. Y lo han conseguido. Hoy desfilaron en la ceremonia de inauguración junto a los otros 462 atletas mejores atletas del mundo. Lo hicieron con su pecho erguido, orgullosos de ser ecuatorianos y representarnos como nación.

A ustedes, los ya campeones bolivarianos, sudamericanos, panamericanos y mundiales (…); a ustedes, los que tomaron el desafío de superar cada día sus propios límites (…); a ustedes, los que han soñado con una medalla en el podio y nuestra bandera ecuatoriana en lo más alto posible (…); a ustedes, que se han convertido en nuestros principales embajadores y en el ejemplo de nuestros niños, les ha llegado el momento.

El momento de demostrarse de qué están hechos, de competir con valor, con coraje y con orgullo de ser ecuatoriano. Salgan y brillen guerreros. Dejen todo lo que llevan dentro hasta que se sientan vacíos (…), solo así sabrán que es el momento de llenarse de gloria.

Ya son los mejores deportistas de nuestro país, ahora busquen ser los mejores del mundo

¡Vamos ECUADOR!

Abrazos,

Millan Ludena


Foto: Ministerio del Deporte

Avances de la primera semana

¡Hola a todos!

A una semana desde que empezó el sueño de recorrer 240K Por La Esperanza, hemos avanzado millón y nos motiva mucho, pero también estamos conscientes de que nos falta mucho más por gestionar.

Creemos que, ante la desgracia ocurrida, tenemos ante nosotros la oportunidad de levantarnos como la gran nación que somos y que con trabajo y esfuerzo pero, sobretodo, con amor y esperanza, lo conseguiremos.

Por esto queremos compartirte lo que hemos avanzado en estos días, para que te sumes y para que juntos, como un solo puño, saquemos adelante este lindo proyecto nacional que pretende recaudar al menos USD 50 mil para nuestros hermanos damnificados.

Desarrollaremos el proyecto desde cinco frentes de trabajo: i) apoyos institucionales, ii) gestión de medios, iii) logística durante la carrera, iv) auspicios y aportes y v) evento de llegada.

En el frente apoyos institucionales, queremos agradecer a todos quienes se han sumado al momento:

También, hemos definido la fecha y el recorrido. Saldremos desde Manta el sábado 28 de mayo -09:00 am- y, luego de pasar por Portoviejo, Rocafuerte, Charapotó, San Clemente, Bahía de Caráquez, San Vicente, Canoa y Jama, llegaremos a Pedernales, 24 horas después.

En esta semana nos enfocaremos en los frentes de gestión de medios, logístico -que incluye la confirmación de los clubes deportivos y corredores- y esperamos lanzar la campaña para subastar la camiseta oficial de River Plate.

Adicionalmente, hemos recibido la colaboración de Juan Fernando Velasco, para que la nueva versión de su canción “Yo Nací Aquí” , sea utilizada en los 240K Por La Esperanza y puedas descargarla aquí.

Muchas gracias a todos quienes nos han escrito sumándose a la causa. Esta semana los contactaremos para canalizar su ayuda, ya sea como voluntarios, aportantes y/o corredores.

Ayúdanos a compartir esto en tus redes y continuemos sumándonos porque todos somos ECUADOR!

Continuamos.

¡Vamos ECUADOR!

240K por la Esperanza

¡Hola a todos!

Han sido días duros y difíciles para nuestro país pero, como toda gran nación, saldremos adelante. Somos un pueblo solidario y trabajador y ante esta desgracia hemos reaccionado como sociedad y lo hemos hecho increíblemente bien. No estamos cansados, pero tampoco descansaremos hasta haber superado este triste capítulo nacional. Entendemos que este es el momento de ser uno solo, el momento de demostrarnos solidarios.

Y en esta línea, hace menos de tres días, decidimos inicialmente junto a Gisela Toledo, Andrea Vallejo, Juan Carlos Carvajal y Andres Villagran S seguir sumando a ese enorme brazo ecuatoriano que colabora con nuestros hermanos damnificados, pero esta vez con una iniciativa deportiva para recaudar fondos.

Como es de imaginar, uno no puede esperar metas conservadoras cuando reúnes gente con problemas para dimensionar el tamaño de los desafíos y, de esta solidaria intención, nació “240K por la Esperanza”, un proyecto que pretender recaudar al menos USD 50.000, mientras varias personas -distribuidas en postas de 10 Km-, recorren los 240 Km comprendidos entre Manta y Pedernales, durante 24 horas seguidas.

Este proyecto, atrevido por naturaleza, destinará la totalidad de lo recaudado a UNICEF Ecuador para continuar con el trabajo que esta organización viene desarrollando en las zonas afectadas.

Estamos muy motivados y hemos contactado a varios de ustedes, deportistas que nos representarán en los próximos Juegos Olímpicos y demás personajes influyentes en el país para que se sumen a este proyecto, encontrándonos con una aceptación asombrosa, haciéndonos soñar que con este proyecto, que cuenta con el aval de UNICEF, el Comité Olímpico y Olimpiadas Especiales y, por supuesto, se basa la ayuda de todos, superará cualquier expectativa que tengamos al momento.

A partir de ahora, compartiremos los avances del proyecto con el objeto de ir sumando su apoyo, energía y colaboración como ya sea como voluntarios, corredores, aportantes, o en todas ellas!

Así que todos invitados, todos somos ECUADOR y estamos demostrando lo grandes que somos como nación. Si pueden, ayúdennos compartiéndolo en sus redes!

¡Vamos ECUADOR!

Empezamos.

Millán

¡Se viene el UTMB 2016!

Calisto UTBM

¡Hola!

Estamos a menos de cinco meses para la que es, probablemente, la carrera de trail más esperada del año. El Ultra Trail du Mont Blanc -UTMB-.

La historia ecuatoriana en este festival empieza en el 2013, cuando Gonzalo Calisto, Martín Sáenz, Paúl Riera y Juan Pablo Alarcón se lanzaron a la aventura de flamear nuestro tricolor en la línea final. En este año Gonzalo se registró como el mejor latinoamericano, ubicándose entre los 25 mejores.

Desde ese año, en cada edición hemos roto récord de asistencia. En el 2014 fueron seis los nacionales y Gabriela Vaca de Guzmán se convirtió en la primera mujer en terminar los 167 Km; para el 2015, estábamos representados por trece compatriotas y Calisto se consagraba como uno de los cinco mejores corredores de montaña en el mundo. Definitivamente, un momento épico para todos y acá puedes leer sobre esto.

Este 2016 no será la excepción y 21 ecuatorianos (43% mujeres) estarán presentes en la línea de partida y, seguramente, cada uno con nuestra bandera entre sus cosas.

Pero, cómo se están preparando, qué les inquieta en todo este proceso? Conversé con algunos de estos guerreros y me quedo con este par de reflexiones.

  • Entrenamiento. El nivel técnico ha crecido impresionantemente durante estos últimos tres años. Hemos desarrollado nuestro pensamiento crítico en relación al deporte, gracias a la experiencia que vamos ganando como comunidad deportiva. Diferenciamos la experiencia y  calidad de nuestros entrenadores, planificamos mejor, elegimos mejor nuestra alimentación, entre otras cosas. Diría que hemos aprendido a entrenar y los resultados se ven a la orden del día.
  • Auspicios. De los 21 corredores, quienes estén interesados en ser apoyados por empresas nacionales tendrán que definir su “estrategia de venta” para sus potenciales auspiciantes. Qué ofrezco, por qué debe esta empresas depositar su confianza para que represente a su marca, son unas de las preguntas clave que el candidato debe responder. El tiempo corre y los recursos son limitados; es y se siente como una carrera paralela. En el próximo post sería interesante presentar algunos números sobre cuánto costaría correr una carrera en el UTMB.

En todo caso, estamos seguros de que este año tendremos una extraordinaria participación ecuatoriana y, como siempre, estaremos todos atentos porque sabemos que nos llevaremos más de una grata sorpresa!

¡Vamos guerreros, somos grandes, somos ECUADOR!

Abrazos,

Millán

Cómo viví los 100K en la Antártida

Hace un mes les contaba Cómo llegó el DA100K a mi vida;  ahora, relato cómo fue que viví el DA100K.

Cómo viví el DA100K

Estuve en el lugar más inhóspito del planeta y quisiera explicarme en contexto. En 1992 el Ecuador se sumó a los 29 países miembros del Tratado Antártico,  para regular las relaciones internacionales con respecto a la Antártida e instaló su Estación Experimental Pedro Vicente Maldonado, en la Isla Greenwich.

El tratado definió a la Antártida como todas las tierras y barreras de hielo que se encuentren al sur del paralelo 60°S. Como saben, nuestro país está en el paralelo 0° y nuestra estación experimental está en el 62°S, no muy lejos del continente.

Pero nosotros viajamos, desde la estación experimental, 3.000 kilómetros más adentro en la Antártida y llegamos al paralelo 80°S, es decir, literalmente en medio de la nada. Sólo hielo, nieve y día sin noche.

Captura de pantalla 2016-03-20 a las 22.26.32

Y cuando digo días sin noche me refiero a la particularidad que tienen los polos de tener seis meses día y seis meses noche. Esto se explica por la inclinación del eje de la Tierra.

Sin entrar en mayores detalles, la Tierra está “inclinada” a 23.5° en relación al Sol, entonces, no importa cuántas vueltas dé el planeta sobre su eje porque un polo siempre va a recibir sol, mientras el otro no. Como tardamos 12 meses en darle la vuelta al Sol, se entiende que un polo recibirá sol durante seis de ellos y los otros no. A esto me refiero como el lugar más inhóspito del mundo, en donde tuve la oportunidad de correr.

Sobre la carrera, puedo decir sin lugar a dudas, que tuvo una organización impecable. Fueron muy estrictos con los horarios, logística y seguridad. Es comprensible cuando hablamos de una de las carreras más extremas del mundo. Llegamos al hotel el 18 de enero y, dos días después, gracias a la ventana de tiempo, estábamos en medio de la nada.

Desde el continente la organización no puede monitorear el clima en estos puntos, por lo que tienen todo un equipo metereológico in situ para estimar la siguiente ventana de tiempo. El 19 de enero nos indicaron que teníamos dos opciones para salir hacia la Antártida (20:00 o 10:00 del siguiente día), pero que lo confirmarían esa noche a las 19:00.

Llegó la hora y solo atinaron a decir que nos veríamos en una hora para salir. No había vuelta atrás, me lo recordó un escalofrío. Las maletas estaban ya embarcadas en el avión y sólo estábamos con la ropa especial para llegar a la Antártida.

Luego de cinco horas de viaje, llegamos aterrizamos -léase resbalamos- sobre una eterna pista de hielo (con grosor de 2 Km) a las 03:00 hora Chile. Digo hora Chile porque, como lo habrán asumido, en la Antártida “no hay hora”, dado que todos los usos horarios convergen en los dos polos.

Horas de inducción al campamento, asignación de carpas con sleppings resistentes a -100C y a tratar de dormir. Siguiente día, día de pruebas de equipos, estiramientos, disfrutar del sueño que vivíamos y, esperar que se confirme una ventana de tiempo para salir. En la tarde supimos que saldríamos al siguiente día, 10:00, hora Chile. Mientras tanto, comer una dieta entre 5.000 y 6.000 calorías para tratar de compensar la pérdida de energía por el frío que vivíamos.

IMG_4380

Día de la carrera. Salimos puntuales, como era de esperarse. Es difícil explicar las sensaciones mientras corres en un lugar tan salvaje. Básicamente, es como correr con un manto blanco al frente tuyo, durante horas. Entender que el sol no se va a ir a ningún lado y que no habrá más sonidos que el de tus pisadas y el viento. Sentirás que el tiempo no pasa, durante horas. Entender eso, en mi caso, fue muy difícil.

Con Gonzalo Calisto fuimos muy estrictos con la estrategia de carrera. Sabía a qué pulsaciones debía ir en qué horas. Esto estaba conectado a mi desgaste energético y, por lo tanto, a mi ingesta de alimentos. La Antártida, al igual que el Sahara, son implacables y no perdonan errores logísticos. Esto lo aprendí con lágrimas en medio del desierto más caliente del mundo.

Muy pegado a la estrategia, los primeros cuarenta kilómetros me ubiqué en el pelotón líder -léase cuatro corredores-. Luego, la inexperiencia se presentó, me emocioné y aceleré el ritmo terminando en una inflamación en el tendón de la rodilla derecha. Bajé el ritmo y perdí la cuarta posición. Llegué al kilómetro 60 caminando, desgastado y con mucho frío. Recibí un chequeo médico por mi pierna y volví a salir. Faltaban los 40K más interesantes.

Regresé al plan y empecé a recuperarme mientras corría. Pensaba en todo menos en lo obvio. Hacía frío y los vientos empezaron a golpear continuas cachetadas, pero no era momento para pensar en aquello. Llegué al kilómetro 80 y me dijeron que el cuarto lugar estaba a cuarenta minutos. La historia cambió. Me motivaba encontrarme con un punto negro a 1.2 Km que, si lo alcanzaba, sería mi cuarto lugar.

Fueron kilómetros infernales. La temperatura había caído a -22C y el cansancio era obvio. Estaba perdiendo 1.ooo calorías por hora y  llevaba más de 14 calorías consumidas, había perdido 5 Kg (12% de mi peso inicial) y no veía ese puntito negro. Llegué al kilómetro 9o y nunca lo vi.

Llegué al campamento y lo vi adentro. Me vio y vio al diablo. Salió inmediatamente y yo, embutido de comida en la boca, salí atrás de él, escuchando “no tienes por qué portarte amable“. Los 100K se convirtieron en un duelo de 10K. No era un tema de quién estaba más cansado, tenía que ver con coraje.

Me golpeé los guantes, me dije “pórtate valiente” y salí tras de él. Pulsaciones en el cielo que no importaban -igual, el reloj con el que corrió Gonzalo el UTMB se había apagado en el 70K-. Sólo escuchaba mi respiración peleando con el buff que tenía en la boca y la respiración del otro corredor. No importaba, empuñé mi bandera y tiré y tiré y tiré. Logré alcanzarlo faltando seis kilómetros y pasarlo faltando cinco.

I POST

Por fin vi el arco y mi bandera, enterrada metros atrás de la meta. El acto simbólico de esta carrera es tomar tu bandera, flamearla mientras cruzas la meta y enterrarla al otro lado, como símbolo de conquista del lugar más frío del mundo.

Ahora y gracias a Dios, el Ecuador aparece como país finisher en una de las carreras más extremas del mundo. Y yo, uno de las 52 personas en el mundo que han logrado terminar una carrera de 100K.

¡Vamos ECUADOR!

Desafío Antártida 100K, mi experiencia

I POST

Cuando uno piensa en la Antártida no puede evitar imaginar kilómetros de nieve, hielo, frío, y más nieve. Lo cierto es que no estamos tan alejados de la realidad aunque nos falte sentir mucho más; las montañas itinerantes, días eternos, ocasos que no existen, silencio, espacio que replica por dentro e impone reflexionar: Desafío Antártida 100K – DA100K – es el proyecto deportivo más ambicioso que he realizado jamás.

Me gustaría contar esta experiencia, igual como lo hice con Sables, en tres bloques principales: Cómo llegó el DA100K a mi vida, Cómo lo viví y Qué significó el DA100K para mí. Los cuales postearé respectivamente.

Cómo llegó el DA100K

Lo confesé cuando escribía mis memorias sobre Sables, al terminar la que es considerada la carrera a pie más difícil del mundo, “siento una marcada atracción por las cosas que suenan descabelladas (…)“.

El DA100K llega a mí de la misma forma como llegó a mi vida mi primer trail de 50K a pocos meses de vivir en Quito, así como llegaron los 160K de La Misión en la Patagonia argentina, así como llegó mi primera carrera de aventura Huairasinchi (que no pudimos terminar), o así como llegaron los 254K de la Marathon Des Sables en el desierto del Sahara, como una consecuencia de un camino iniciado de la mano del azar y el pulso de mi espíritu intrépido.

¿Cómo llegó el DA100K a mi vida? Irónicamente, en medio del desierto del Sahara, envuelto en 49C. Llevaba 230K acumulados en Sables y me pregunté “si ya has corrido en el lugar más caliente del mundo, por qué no hacerlo en el más frío (…)“.

Quizás fue yo quien, sin saberlo, lo estuve buscando, y un año y medio después, luego de haber cancelado en el 2014 mi participación en la TDS del Ultra Trail Du Mont Blanc por los rezagos de Sables, regreso con la medalla antártica y los ojos llenos de la humildad del lugar más inhóspito del planeta.

Abrazos,

Millán

 

Un combate de cinco rounds.


¡Hola!

Estamos a 20 días de desafiar a la Antártida.

Luego de haber completado gran parte de la preparación física (Gonzalo Calisto) y de fisioterapia (Gisela Toledo), ya estamos en la etapa final. Serán 100 kilómetros en el Círculo Antártico, en un formato non stop, es decir, no tendré paradas obligatorias. De acuerdo con la estrategia que desarrolle con mi equipo, me detendré en los puntos que consideremos pertinentes.

Haré la distancia total completando cinco veces un circuito de veinte kilómetros. Lo que implica que nos la hemos planteado como un combate pactado a cinco rounds.

Cada round en sí será el inicio y final de una aventura. El plan es exponerme el menor tiempo posible a vientos de al menos 60 Km/h, con temperaturas por debajo de – 20 C y recuperarme rápidamente en el campamento base, previo a enfrentar al siguiente round.

El circuito tendrá tres puntos de abasto, dos al aire libre y el campamento base. En los  dos primeros, tendré a disposición comida muy básica (frutos secos, agua y té caliente).  Enviaré a estos puntos mi comida con alto índice glucémico, de acuerdo con mi nutricionista (Alex Caamaño).

En el campamento base – aclimatado a 0C – , me “resetearé”. Aquí es donde me cambiaré las capas húmedas, comeré algo caliente – léase pastas, vegetales cocidos y mucha sopa de tomate – y escucharé las notas de voz que mi psicóloga deportiva (Liza Portalanza) habrá preparado para cada round.

Nuestra estrategia será la de mantenerme fuerte y constante durante los rounds. La táctica, mantener bajos niveles de oxidación y alta recuperación muscular. Con cada vuelta, moriré y resucitaré.

Esta semana he estado entrenando cerca de Lake Tahoe, con temperaturas entre 0 y -10 C. Acá he definido la ropa que llevaré e incluso los cambios de ropa en cada round.  Les contaré los detalles en el siguiente post.

Por ahora, seguimos enfocados en nuestro objetivo de registrar al Ecuador como país finisher en esta aventura!

Abrazos a todos, les deseo un Feliz y retador 2016!

Millán