Llama interna

Llama interna

Levantarse de la cama.
Lavarse los dientes.
Vestirse.
Salir al trabajo.
Llegar del trabajo.
Dormir.
Repetir.

Nos han hecho creer que este es nuestro destino inevitable al crecer, una vez que las personas a nuestro alrededor pueden llamarnos “adultos responsables”. Nos encontramos en esta carrera constante por acumular títulos, cargos laborales y diplomas que nos hagan merecedores de respeto, ante ojos ajenos.

¿De qué sirve un retazo de papel colgado en tu pared si fue ese el camino a obtenerlo? ¿Cuál es el verdadero significado de ese tipo de logros, si la única razón de su existencia es satisfacer a los demás? Si solo son expuestos para impresionar, a nuestros padres, a nuestros colegas, a nosotros mismos. ¿Como funciona? ¿Tener para ser, o ser para tener?

Los títulos no tienen absolutamente ningún valor real, si no están respaldados por una llama interna, llamada motivación. Graduarse de cualquier cosa, en cualquier lado. Conseguir un trabajo, para llegar a fin de mes a pagar deudas, lo puede hacer cualquiera. No tratemos de pretender que conlleva algún mérito, porque estaríamos mintiéndonos descaradamente.

Conformarse con la situación que te acabo de plantear, es vivir en una lógica de marea. Dejándote arrastrar por todo aquello que te rodea, haciendo lo que, por ósmosis, has entendido que es normal.

Lo que sea que quieras hacer en esta vida, debería quemarte por dentro. No vale la pena simplemente existir cuando la vida es tan corta. Cuando no sabemos si estaremos aquí mañana. Quiero que te pares de la cama y comiences a hacer aquello que realmente te mueve las fibras. Que busques logros, metas y títulos, porque te acercan cada día más a tus sueños; porque tienen un impacto verdadero, no solo en tu propia vida, sino también en las de todos los que te rodean.

Quiero que te unas al grupo de gente que pasa la vida demostrando que las personas normales podemos hacer cosas espectaculares, si tenemos el coraje de mover un dedo.

Sin comentarios

Escribe un Comentario

Top
Abrir chat